Historias Para No Dormir 2021 El Doble Explicacion

Aunque a lo largo de la introducción el distribuidor Ubaldo se mueve por un Madrid de hoy verdadera y casi reportaje, cuando la tierra comienza a tragárselo el adornado se hace visible. Pero pierde fuelle tras una torpe escena de pelea a bordo de un vehículo y en el momento en que llegamos a su final. Otra de las pequeñas sorpresas de ‘Historias para no reposar’ ha sido el episodio dirigido por Paula Ortiz. ‘El asfalto’, protagonizado por Dani Rovira, nos muestra a Baldo un joven trabajador que va en bicicleta de un lado a otro repartiendo lo que le pidan, en un momento dado se queda atrapado en una calle.

El episodio original está apoyado en un término de Robert Arthur, constructor deLos tres estudiosos.La diferencia considerablemente más atractiva con el capítulo de Chicho es el nombre. En el original Alfredo, que no Alberto,es un productor televisivo que tiene popularidad de bromista empedernido. Su mujer es apasionado de un óptimo amigo suyo y los dos planean asesinarle, pero Alfredo ha sosprechado su última broma.

Historias Para No Reposar 2021 El Doble Explicacion

Incluso se da un lujillo al spoilear de forma explícita el final del capítulo original, que ha avejentado mal, y darle otra vuelta de tuerca a eso que parece que ocurre. André, el actor fracasado interpretado por Miki Esparbé, se aferrará a cualquier ocasión que le deje demostrar su capacidad, accediendo a utilizar un inquietante muñeco entregado por nuestro “Chicho” Ibáñez Serrador, quien interpreta muy divertidamente Carlos Beatos. Bautizado el muñeco con el nombre de “Charlie”, un en un inicio escéptico André va a ver como su historia cambia basado en la presunta vida propia que cobra la marioneta, la cual empieza a parasitarlo.

La escena en la que supuestamente se perpetra el delito es, precisamente, una de las mucho más potentes estéticamente. Hay un incesante juego de luces rojizas y sombras que apunta inteligentemente a lo noir, más allá del arquetipo que encarna Elena, recordando a la alternancia de inconvenientes en el cine negro clásico. Además, los nombrados tonos rojizos, presentes en las situaciones del capítulo, enmarcan moralmente a los personajes en un ámbito turbio y cuasi-infernal al estilo Scorsese en el comienzo de Entre los nuestros o Malas calles . La sucesión de giros argumentales, la obsesa –o justificada– desconfianza, las consecuentes venganzas y un final digno de la visión incrédula de su constructor sobre el accionar humano, convierten el visionado de La broma en un entretenido vaivén de ruindades. Por ende, merece la pena detenerse en cada uno de los 4 episodios independientes, dirigidos respectivamente por Rodrigo Sorogoyen, Paco Plaza, Paula Ortiz y Rodrigo Cortés.

Crítica De ‘operación Marea Negra’: Un Pretencioso Thriller Lleno De Clichés Con Un Álex González Entregado

De todas maneras, fué un intento valeroso, y siempre y en todo momento es gratificante reencontrarnos con el grandísimo Chicho Ibáñez-Serrador. ‘El Doble’ traslada a los espectadores a un futuro no lejanísimo, a un planeta poco a poco más deshumanizado, en el que la IA (inteligencia artificial) y las máquinas ocupan un enorme y creciente espacio en las relaciones humanas. En un intento de socorrer su relación, toma una resolución que les obliga a volver a pensar la esencia de su identidad como pareja. En esta observamos el rodaje de aquel episodio, con un increíble Carlos Santos como el gran Chicho Ibáñez Serrador.

El actor que representa a este ventrílocuo es bastante malo y Chicho escoge mudarle el muñeco para darle considerablemente más seguridad, es así como conoce a Freddy. En consecuencia, merece la pena detenerse en cada uno de los 4 episodios independientes, dirigidos respectivamente por Rodrigo Sorogoyen, Paco Plaza, Paula Ortiz y Rodrigo Cortés. Rodrigo Sorogoyen se marca en este caso, mucho más que una actualización, una adaptación a los que son las antologías de terror en los últimos, en este caso, fundamentalmente, Black mirror. Lo que queda es una relectura de los habituales de la ciencia-ficción de los 50 –para algo el original es un relato de Ray Bradbury-, con sus inconvenientes éticos considerablemente más grandes que la vida expresados por medio de inconvenientes rutinarios y su doble giro final.

El comienzo no es muy refulgente, pero el buen efectuar de su director, su elegancia visual; consigue a los pocos minutos, que cambie nuestra visión merced a una historia bien contada cuyo recorrido se distingue y entretiene. Pegado desde pequeño a una televisión y a cientos y cientos de páginas, en este momento gasta su tiempo montándose películas y disfrutando las de otros. La sucesión de giros argumentales, la obsesa –o justificada– desconfianza, las coherentes venganzas y un final digno de la visión incrédula de su constructor sobre el accionar humano, convierten el visionado de La broma en un entretenido vaivén de ruindades.

No es la primera vez que se procura resucitar ‘Historias para no reposar’, la mítica serie de Chicho Ibáñez Serrador emitida en España a fines de los años 60. El propio director lo procuró en los 80, pero solo ha podido rodar 4 episodios de los trece previstos. En 2005, tras el éxito de la edición de la serie en DVD, Chicho impulsó el emprendimiento ‘Películas para no dormir’, compuesto por seis telefilmes rodados por seis directivos distintas. La serie fracasó, emitiéndose solo 2 episodios en Telecinco (los excedentes se lograron ver años después en el canal FDF).

El actor que representa a este ventrílocuo es bastante malo y Chicho decide cambiarle el muñeco para darle mucho más confianza, así es como conoce a Freddy. La verdad de André, cada vez más en cuestión y amenazada por su vínculo con Charlie, dejará a Plaza orquestar ciertas situaciones bastante desasosegantes que abrazan el slasher. No obstante, diría que el aspecto más interesante de este capítulo reside en su juego metafílmico que otorga a los escenarios de las Historias para no reposar y a su original creador un papel primordial en los hechos. Tiene sentido si valoramos que Narciso Ibáñez Serrador siempre y en todo momento presentaba los prólogos de sus relatos en cuerpo presente, constituyéndole como artífice – y, en cierta manera, culpable – de lo que iba a suceder en la consiguiente emisión televisiva.

Sorogoyen Va A Viajar A La Guerra Civil Española En Su Novedosa Serie

Ahora que hemos presenciado la presentación de Cerdita en el Festival de Stiges, quizá nos extrañe menos ver el nombre de una mujer en esta lista, pero la verdad es que sí llama la atención que Alice Waddington vaya a ocuparse al folk horror al estilo Midsommar en La pesadilla. Una sucesión de misteriosas muertes violentas que arrasaban una recóndita comarca a fines del siglo XIX era la base del episodio original y la directiva traslada esta historia de terror rural a Galicia, por sus vínculos de familia con la zona. Sin embargo y pese al ambicioso diseño de producción, para ser francos, es el mucho más frío y hasta aburrido del lote, a pesar de tener dos intérpretes primordiales tan resoluciones como Vicky Luengo y David Verdaguer.

‘freddy’: Chicho Himself

Y digo que regresa por dado que el argumento de este episodio nos plantea algo no muy alejado a lo planteado en su episodio pandémico de la serie ‘En la vivienda’, que se titula ‘Una situación inusual’. Una pareja que aparentemente se encuentra en un instante dulce pasa a experimentar una profunda crisis y los otros competidores de este enfrentamiento son una situación epidémica que conlleva confinamientos y dobles de personas. Consecuentemente, vale la pena detenerse en todos los 4 episodios independientes, liderados respectivamente por Rodrigo Sorogoyen, Paco Plaza, Paula Ortiz y Rodrigo Cortés. Con estos elementos, Paco Plaza organiza un relato que fluctúa entre el terror, el humor negro y el slasher con bastante soltura, probando el buen realizar del directivo de REC (Paco Plaza, Jaume Balagueró, 2007), Verónica o Quien a hierro aniquila .

El origen de esta idea de recobrar una marca tradicional y bien conocida por el público está en una charla entre Chicho y su hijo Alejandro, responsable de Prointel, productora establecida por Narciso Ibáñez Serrador. Y en una ocasión, le planteé retomar ‘Historias para no reposar’, él enseguida se mostró encantado» cuenta Alejandro Ibáñez a Audiovisual451. ‘La broma’ fue otra de las grandes historias interpretadas en el original por Narciso Ibáñez Menta. Aquí es Eduard Fernández quien da vida al empresario personaje principal, un bromista pesado, desapacible y “asesinable”. ‘La broma’ es un relato criminal, influenciado por clásicos del cine negro como ‘Perdición’ , cuyos giros de guion se ven venir de lejísimos (ahora se veían a la legua cuando la rodó Ibáñez Serrador). Pese a tener una de la mejores secuencias de toda la serie, la del coche aguardando a que pase el tren en el paso a nivel, esa falta de originalidad acaba por lastrar el resultado final de este remake.