La Poncia La Casa De Bernarda Alba

¿Por qué razón aquí no hay espumas? Aquí no hay más que mantones de luto. Bernarda piensa que absolutamente nadie puede con ella y no sabe la fuerza que tiene un hombre entre mujeres solas.

la poncia la casa de bernarda alba

El día que estallen nos barrerán a todas. Yo he dicho lo que debía decir. Lo que ocurre es que no tienes nada que decir. Si en esta casa hubiera yerbas ahora te encargarías de traer a pastar las ovejas del vecindario. Disfrutando este silencio y sin lograr ver por parte alguna «la cosa tan enorme» que aquí pasa, según tú. Me gusta ver correr lleno de lumbre lo que está quieto y inmovil años enteros.

(Arrojando el abanico al suelo.)¿Es este el abanico que se da a una viuda? Dame uno negro y aprende a respetar el luto de tu padre. Es así como se tiene que charlar en este maldito pueblo sin río, pueblo de pozos, donde siempre y en todo momento se bebe el agua con el miedo de que esté envenenada. La tradición se ve enfrentada por los deseos de libertad mucho más profundos de las hermanas, las férreas imposiciones de Bernarda se ven burladas por la decisión de Adela sobre su futuro.

La Poncia: Personaje Esencial En Casa De Bernarda Alba

Al levantarse el telón hay un gran silencio, interrumpido por el ruido de platos y cubiertos. El adornado ha de ser de una especial simplicidad. Las puertas iluminadas por la luz de los interiores dan un tenue fulgor a la escena. Pienso que este luto me ha cogido en la peor temporada de mi vida para pasarlo.

la poncia la casa de bernarda alba

Dios me hizo enclenque y fea y los ha apartado terminantemente de mí. Y todo ello enmarcado en una puesta en escena sobria, acompañada del tañido de campanas a tempo fúnebre que enmarcará la acción de principio a fin, y llena de poesía, que nos conducirá a la esencia del enfrentamiento. Lorca la escribió ensanchando los límites de lo tolerado, o sea, más allá de lo que el público se encontraba dispuesto a admitir. A caballo entre la innovación y la tradición, la obra fue concebida desde la idea lorquiana de forjar al público, en pos de un nuevo espectador. Hay contenidos escritos que habrían de estar siempre y en todo momento sobre los niveles, sin omitir una sola temporada con una exclusiva revisión, a fin de que el público –en especial el mucho más joven- tenga la posibilidad y el placer de gozarlos.

La Casa De Bernarda Alba

Defendió por medio de sus proyectos la idea de que en tiempos duros y difíciles, como los del fascismo, el teatro era el arte más apreciado para comunicarse con el público e influir en la sociedad. Es un teatro que buscó innovar desde una concepción estética y lingüística diferente, pero que supo de la importancia constante que existía en la mirada del público. Federico García Lorca se encuentra dentro de los escritores más afamados en todo el país y también en todo el mundo de las letras españolas. La obra, que va a estar en cartel hasta el 21 de enero en el Teatro Lara, está apuntada por Manuel Galiana, de la compañía teatral Estudio 2. Afirma que es uno de los textos mucho más bellos del teatro español contemporáneo y que dirigirlo ha sido de las mayores alegrías que ha tenido en esta profesión.

Ovejita, niño mío.Vámonos a la orilla del mar.La hormiguita va a estar en su puerta, yo te voy a dar la teta y el pan. MARÍA JOSEFAOvejita, niño mío, vámonos a la orilla del mar. La hormiguita va a estar en su puerta, yo te voy a dar la teta y el pan. Las mujeres en la iglesia no deben mirar más hombre que al oficiante, y ese por el hecho de que tiene faldas. Volver la cabeza es buscar el calor de la pana.

Monográfico: 9 Lorcas 9

En mí no manda nadie mucho más que Pepe. Tengo el corazón lleno de una fuerza tan mala, que, sin quererlo yo, a mí misma me ahoga. Eso no va a pasar mientras que yo tenga una gota de sangre en el cuerpo. Por eso procuras que no vaya con él. No te importa que abrace a la que no quiere; a mí, tampoco. Ahora puede estar cien años con Angustias, pero que me abrace a mí se te hace terrible, por el hecho de que tú lo quieres asimismo, lo deseas.

“Ya no nos tenemos la posibilidad de acercar a la Bernarda de Lorca, sin leer la Bernarda y Poncia de Pilar Ávila”. No levantes esa voz que me irrita. Tengo el corazón lleno de una fuerza tan mala, que sin quererlo yo, a mí misma me ahoga. Este es el fragmento final de La casa de Bernarda Alba; en él eclosionan todas y cada una de las pasiones que se estuvieron desarrollando durante la obra.

Una boda duraba diez días y no se utilizaban las malas lenguas. Hoy hay más finura, las novias se ponen de velo blanco como en las ciudades y se bebe vino de botella, pero nos pudrimos por el qué dirán. Es preferible no ver a un hombre nunca. Los veía en el corral uncir los bueyes y levantar los costales de trigo entre voces y zapatazos y siempre y en todo momento tuve temor de crecer por temor de hallarme de pronto abrazada por ellos.

La Vivienda De Bernarda Alba Final

El caballo garañón, que está encerrado y da coces contra el muro. (A voces.) ¡Trabadlo y que salga al corral! (En voz baja.) Debe tener calor. No me queda más consuelo que refugiarme en la iglesia, pero como me estoy quedando sin vista tendré que dejar de venir a fin de que no jueguen con una los chiquillos. Yo veo que todo es una terrible repetición. Y ella tiene el mismo sino de su madre y de su abuela, mujeres las dos del que la engendró.

(Pausa.) Y ese hombre es con la capacidad de… Ya se dice por el pueblo. Pepe el Romano viene a casarse con Angustias. Anoche estuvo girando la casa y pienso que próximamente va a mandar un emisario.